El pinzado

Pinzando una pyracantha

El pinzado es una de las técnicas más importantes que antes debe aprender el recién llegado al mundo del bonsái y una vez dominado es un entretenimiento infinito, pues un árbol bien cuidado lo agradecerá rebrotando y creciendo e invitándonos a pinzar una y mil veces.

Esta técnica se basa en la poda de ramitas o brotes de hojas que crecen desvirtuando el diseño de nuestro árbol y se efectúa principalmente en época de crecimiento, desde mediados de primavera a principios de otoño, pero según la especie del árbol y el clima se puede pinzar casi durante todo el año.

Aunque existe unas tijeras espcíficíficas como las de la imagen, en la mayoría de los casos con cualquier tijera de jardinería debería servir para empezar, serán las necesidades de nuestros árboles las que nos indicarán cuando necesitamos unas especiales. El único requisito es que corten bien.

El pinzado junto con la poda y el alambrado sirve pincipalmente para el diseño y modelado al mantener la forma de las masas verdes pero también nos puede servir para dirigir la ramificación, para permitir una mejor iluminación de ramas inferiores, para dotar de más fuerza a determinadas ramas, etc.

Cada especie de árbol necesita una técnica de pinzado diferente: los juníperos se "pellizcan" con los dedos, a los pinos y tejos se les recortan las acículas casi al ras de la rama dejando sólo las del final de cada una, los olmos dirigen su brotación en función del sentido de la última hoja pinzada... Y también es muy importante conocer cuando se debe y puede pinzar un árbol y cuando hay que dejar madurar su brotación.

Iremos informando sobre las técnicas de pinzado más frecuentes, de momento disfrutad con este pinzado para limpiar y modelar una pyracantha.

Asociación Bonsái Alcobendas. Todos los derechos reservados.