Transplante de un bonsái

El transplante es posiblemente la técnica que más miedo da a los principiantes. En realidad es algo que puede resultar dramático para el arbolito pero siguiendo estos simples pasos casi podemos garantizar el éxito.

Antes de comenzar debemos saber que cada árbol tiene sus peculiaridades y que debemos informarnos bien sobre éstas antes de proceder al transplante, por ejemplo algunos bonsáis necesitan sus micorrizas para sobrevivir, a otros se les puede hasta lavar las raices... Os aconsejamos informaros bien sobre estas características antes de meterse en harina.

Dicho esto, allá vamos. Este transplante lo hicimos a un Olmo chino (Ulmus Parviflora) o también conocido como Zelkova.

 

PASO 1 LA MACETA: Lo primero que necesitamos es preparar la maceta. Yo lo hago tapando los agujeros de drenaje con una malla de plástico para que no se salga la tirerra, las sujeto con un alambre para que no se caigan y paso uno o dos trozos de alambre para atar el árbol y que no se mueva ya transplantado.

 

PASO 2 EL SUSTRATO: Yo uso la misma mezcla para casi todos los árboles. Hay especies como las azaleas por ejemplo que requieren una tierra más ácida y otras las prefieren con un ph más básico pero por norma general yo uso una tierra hecha con 1/3 de akadama (tierra arcillosa japonesa) + 1/3 de tierra volcánica de grano medio + 1/3 de arena de río de sílice de grano medio. Si la maceta es muy pequeña, es un bonsái muy pequeñito (mame) o es un frutal pongo también un poco de turba o tierra vegetal para que retenga más humedad. Todo mezclado queda así:

 

PASO 3 LIMPIANDO EL ÁRBOL: Con cuidado sacamos el bonsái de la maceta y con ayuda de un rastrillo y de un palillo de madera (yo uso uno de la comida china) retiramos bien la tierra antigua del árbol para dejar al descubierto las raíces, como comentaba antes, hay árboles que incluso admiten que se les lave las raíces, el olmo chino es uno de ellos.

 

PASO 4 PREPARANDO LAS RAÍCES: Una vez que hemos retirado el sustrato antiguo posiblemente tengamos que cortar las raíces, mantendremos lo imprescindible de las raíces gordas para formar el nebari o pie del árbol, estas raíces las tendremos que colocar de modo que al final del plante se vean ligeramente y ayuden a dar sensación de vejez. El bonsái se alimenta con las raíces finitas así que hay que dejar alrededor de 1/3 para que no muera. La cantidad de raíoces a cortar depende de vuestro criterio, ante la duda mejor que sobre a que falten pero no tengáis miedo al cortar.

 

PASO 5 PLANTANDO EL ÁRBOL: Llegó el momento de plantar el árbol, pon un poco de tierra en el fondo de la maceta hasta que tenga suficiente para que cuando pongas el árbol quede a la altura deseada, a continuación coloca el árbol en la posición deseada y átalo con los alambres que habíamos dejado preparados para ello, sigue echando tierra hasta rellenar la maceta por completo y con ayuda del palillo de madera intenta hacer que el sustrato se compacte y no deje bolsas de aire, simplemente mete y saca el palillo con cuidado por toda la tierra.

 

PASO 6 REGADO Y COMPLEMENTOS: Comprueba que queda compacto y que no se mueve después de atado con los alambres. Ya tenemos el árbol plantado sólo falta regarlo y listo. Yo suelo añadir al agua de los primeros riegos un complemento llamado enraigar que sirve para ayudar a generar más raíces pero si no lo encuentras también se le puede añadir una ampolla de Benerva en litro y medio de agua, es vitamina y ayuda.

Recuerda no ponerlo al sol directo al menos durante los primeros 15 días salvo de excepciones como los ficus, higueras, etc. y cuídalo de las heladas, en este momento son el peor enemigo. Tampoco se puede abonar hasta pasado aproximadamente un mes.

Este es el resultado final:

Asociación Bonsái Alcobendas. Todos los derechos reservados.